23 de janeiro de 2013

Cuando el nazismo “excomulgó” al Papa diplomático



Entrevista con el profesor Pier Luigi Giudicci, del Isntituto Ecclesia Mater de Roma y de la Universidad Salesiana


Por. FABIO MANDATO
ROMA

El último libro del profesor, “El tercer Reich en contra de Pío XII”, se pcupa de las relaciones entre el nazismo y la Iglesia Católica. Se trata de un largo trabajo de archivo a nivel europeo.

¿Cuándo nació su interés por las relaciones entre la Iglesia y los regímenes totalitaristas?

En la historia de mi familia, algunos miembros se opusieron a las formas de opresión nazi. Mi abuelo, en particular, que era mariscal de la Policía estatal fue arrestado por haber liberado a dos jóvenes judíos que quedaron bajo su custodia después de una redada. Otro de los motivos que me han llevado a comprender mejor las relaciones entre la Iglesia y el nazismo fue la figura de Pío XII, cuya memoria ha sufrido una enorme ofensa.


¿Cuáles han sido los ámbitos de su investigación y qué ha podido constatar sobre el Papa Pacelli entre los documentos nazis?

La investigación nació para identificar todos los documentos nazis reservados en los que se hablaba sobre Pío XII. Queríamos descubrir qué era lo que pensaban verdaderamente sobre Pío XII los nazis. La conclusión, después de siete años de trabajo y de haber consultado los archivos de Alemania, Francia, Suiza, Italia, Rusia e Israel, es que la cúpula del Tercer Reich tuvieron siempre una pésima opinión sobre Pío XII. Para ellos, el Pontífice era un enemigo del estado.


¿Por qué el Tercer Reich expresó juicios tan hostiles sobre el Pontífice?

Porque en una visión absolutista, en la que se pretendía abolir las Iglesias y fundar una sola Iglesia nacional alemana, la figura de Pacelli representaba una resistencia muy difícil de entender y de tratar.

¿Cuál fue el aporte del Papa Pacelli a favor de las víctimas del nazismo? ¿Cuáles fueron las acciones concretas?

Según los documentos nazis que mandé traducir, que estudié y que, finalmente, publiqué en alrededor de 400 páginas, resulta que el espionaje del Tercer Reich estaba al tanto de las operaciones humanitarias pensadas y desarrolladas por la Santa Sede en la época. En particular, el Papa impulsó una red de solidaridad que involucró, de diferentes maneras, a los países marcados por la guerra. En concreto, el Pontífice actuó, en sintonía con la Cruz Roja Internacional y con la DELASEM (asociación que defendía a los judíos), para evitar que estallara la guerra, para evitar que Italia participara en la guerra, para promover una conferencia de paz durante el periodo bélico, para esconder a los perseguidos, para informarse sobre los oprimidos, para lograr la liberación de los detenidos, para que no bombardearan ciudades italianas, para que se detuviera la detención de los judíos el 16 de octubre de 1943, para distribuir alimento y medicinas en los campos de concentración, para enviar ayuda económica, para apoyar a todos los que estuvieran comprometidos en operaciones “de riesgo” (fabricación de pasaportes falsos, certificados de bautismo falsos...).

¿Por qué ha habido una enorme cantidad de textos que difundieron la hipótesis de una Iglesia poco hostil hacia el nazismo?

Porque se construyeron muchas informaciones falsas con dos objetivos: debilitar la figura de Pío XII, figura particularmente contraria a los totalitarismos y al comunismo ateo, y llamar la atención sobre la figura del Papa Pacelli para distraerla de la terrible realidad que solo con el paso del tiempo fue surgiendo a la luz: la poca solidaridad de algunos países hacia los judíos, los compromisos de empresas norteamericanas con el gobierno nazi (las calculadoras que se usaban en Auschwitz eran de la IBM), el papel poco claro de Suiza, las decisiones macabras de Stalin, la protección de nazis después de la guerra por parte de los aliados, los experimentos de eugenética que se llevaron a cabo en países no nazis y muchas cosas más).

¿El Papa Pacelli fue un diplomático prudente? En este sentido, como historiador, ¿cuál es su opinión sobre la influencia de las capacidades diplomáticas de los Papas en el siglo XX para resolver los conflictos internacionales?

Los nazis odiaban al Papa Pío XII (mucho más que al mismo Pío XI) justamente porque se comportó con ellos como diplomático: por una parte no rompía la comunicación formal para mantener las pocas ayudas que se podían hacer llegar a los países afectados por la guerra, y por otra, actuaba en secreto para oponerse al totalitarismo (incluso recibiendo entre los suyos a algunos interlocutores que pretendían neutralizar a Hitler). En este contexto, cada reflexión sobre los Papas y los conflictos internacionales debe ser considerada en su contexto. No existe un juicio en conjunto. En el caso de Juan XXIII (con la crisis de los misiles en Cuba) y de Juan Pablo II (el desacuerdo entre Argentina y Chile, sobre la soberanidad de las Islas del canal Beagle), por ejemplo, las tensiones pudieron ser superadas. En otros casos, el esfuerzo diplomático de los Pontífices no ha producido otros resultados.

Fonte: http://vaticaninsider.lastampa.it 

Nenhum comentário:

Postar um comentário

Serão excluídas mensagens de cunho ofensivo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...